Con dos Roland Garros en su palmarés y la experiencia de haber llegado al top 3 mundial, la reconciliación de Sergi Bruguera con la Davis Cup no llegó hasta 2019 cuando como capitán del equipo español la pudo ganar. Así vivió él uno de los títulos más emotivos de los últimos años.

Debutó en Davis Cup en 1990 y fue convocado 10 veces con el equipo español, pero su fortuna en la competición no fue más allá de cuartos de final. Pero sus primeros recuerdos se remontan a mucho más atrás, cuando como niño disfrutó de la experiencia de ver a su padre como capitán del equipo español. “Como era el hijo del capitán, podía ver a los jugadores más de cerca… y ese es mi primer recuerdo en esta competición”.

¿Cuál es la principal función de un capitán de Davis Cup?

Lo principal es hacer el equipo, basado en lo que tú crees que te vas a encontrar dónde vas a jugar y contra quién. Has de conocer a los jugadores, saber lo que te pueden dar, cómo juegan según las condiciones, cómo les afectará la presión.... y en los días de competición, ayudar lo máximo posible a los jugadores a nivel psicológico, técnico o táctico.

¿Fue un reto añadido hacer todo eso en la primera edición de las Finals? ¿Qué te pareció el formato?

Yo siempre dije que estoy muy a favor de este nuevo formato porque  tienes las mayores posibilidades de que te jueguen los mejores jugadores y esa es la clave  para cualquier evento, no? Todos en el mismo sitio, y además con las mismas condiciones en el mismo momento. Yo creo que es más justo. Antes a veces podías jugar en unas condiciones que si hubiesen sido completamente otras hubiese ganado el otro equipo.

© Davis Cup Finals

“Rafa Nadal es el mejor jugador en la historia de la Davis porque tiene la mejor cabeza que he visto en mi vida, y eso en la Davis es capital”

Ser capitán del equipo español en estos momentos te permite disponer de un buen elenco de tenistas ya consagrados, entre ellos, Rafael Nadal...

Rafa Nadal, creo que ahora es posiblemente la persona más importante que hay en el mundo del tenis, Y evidentemente para nosotros cuando jugamos la Davis, tener a un líder y un jugador como Rafa es capital. Es la noche y el día tener o no tenerlo en el equipo. Es la suerte máxima que puede tener un capitán, poder contar con un jugador de este nivel. No ha existido prácticamente otro igual en la historia. Aporta todo. Aporta la seguridad y tranquilidad. Es el mejor jugador en la historia de la Davis porque tiene la mejor cabeza que he visto en mi vida, y eso en la Davis es capital, poder aguantar la presión.  Luego está lo que aporta a los otros jugadores. Es un jugador que cuando está allí se implica al mil por mil, ayuda a los demás, les da consejos, participa mucho.

Roberto Bautista y Feliciano López fueron los otros dos grandes pilares en la victoria de 2019. ¿Qué nos puedes decir sobre ellos?

Roberto Bautista yo creo que es una persona que es extraordinaria. Es un tío que vale la pena estar su lado. Es uno de los tíos más profesionales que conozco, que desde la primera bola a la última bola de los entrenamientos te da el 1000 por 1000. Y Feliciano también es otro otra persona que para mí es un 10. Cuando viajo por el circuito siempre nos vamos a cenar juntos. Creo que es el con el que tengo más más relación personal. Es divertido, buena persona a morir, generoso y luego la verdad es que en Davis para mí es también otro jugador que se transforma. Es un jugador que así como en el circuito puede tener más altibajos y a veces la cabeza puede llegar a ser un problema en momentos puntuales, en la Davis se transforma. Es el jugador perfecto de Davis.

¿Qué percepción crees que tenían vuestros rivales cuando arrancaron las Finals de 2019 en Madrid?

La verdad que nunca estoy pendiente de la percepción que tienen los demás del equipo, ni me lo planteo. Yo voy ahí a jugar, a competir, a hacerlo lo mejor posible. Yo creo que no éramos favoritos en el sentido de que habían equipos muy potentes. Luego las condiciones: jamás hubiésemos escogido indoor y en altura, donde siempre es más complicado ganar para nosotros. Pero bueno, una vez tienes a Rafa en el equipo siempre eres favorito, sea donde sea, estés donde estés. 

Y teníais a Rusia en la fase de grupos, y en 2021 los volvéis a tener...

Para mi el equipo ruso era uno de los más peligrosos porque venía Khachanov, que venía jugando muy bien. Es un jugador espectacular, de los mejores en los próximos 10 años, y luego también estaba Rublev, que estaba en una forma espectacular. Como número 2 es difícil encontrarte a un jugador como Rublev. Y no se prodigan jugando dobles, pero cuando juegan son absolutamente espectaculares. Venían de hacer final en París-Bercy. Era un equipo al que le tenía mucho respeto.

© Davis Cup Finals

“Es una de las decisiones más difíciles que he tomado en mi vida: poner a jugar la final a un tenista que por la mañana estaba enterrando a su padre”.

¿Más sorpresa fue entonces Canadá?

A Canadá no lo tenía tanto en la cabeza. Era evidentemente un gran equipo con Denis Shapovalov y Felix Auger-Aliassime. Yo pensé que la baja de Raonic les pesaría, porque con Raonic en indoor hubiesen sido mucho más potentes. Pero luego salió la figura de Vasek Pospisil, que es un grandísimo jugador, que no estaba jugando, pero en estas condiciones, con altura, indoor… se creció y realmente hizo un torneo espectacular. O evidentemente Shapovalov, que venía de hacer semifinales en París-Bercy, estaba en una forma muy buena, y entonces lo que pasa es que con este formato todo el mundo tiene oportunidades si tienes un equipo potente, y Canadá lo tenía, y joven además. 

¿Cómo afrontaste como capitán la final ante ellos?

Primero, tras ganar a Gran Bretaña en semifinales, lo disfrutamos porque la verdad que lo que tuvimos que sufrir fue increíble. Luego ya estás con la cabeza de jugar la final. Al cabo de 5 minutos de celebrar, me encerré en una habitación con Roberto para ver cómo se encontraba, primero a nivel personal, y luego pensando en la final, qué debíamos hacer. Yo prefería que jugase él, pero tener esa responsabilidad... Es una de las decisiones más difíciles que he tomado en mi vida: poner a jugar la final a un tenista que por la mañana estaba enterrando a su padre. 

Y finalmente jugó y ganó …

Yo le dije que el primer set era crucial, que tenía que darlo todo porque yo notaba que se iba a jugar todo en el primer set. Traté de hablar mucho del partido en los descansos y de la situación para que no pensara en otras cosas. Era una buena manera de distraerle, de estar con la atención puesta al 100% en lo que estaba pasando ahí. 

Y llegó el partido decisivo. ¿Confiabas 100% en que Rafa se llevaría el encuentro ante Shapovalov?

Hombre, seguro no hay nada, y más en la superfície que jugábamos. Porque en indoor, altura, todo va muy rápido y todo puede pasar. Todo puede pasar y todo va muy rápido, y más a tres sets. Shapovalov tiene un juego que es quizás de los que le hace más daño a Rafa. Es joven, es zurdo, juega muy suelto. Tampoco tenía nada que perder, venía de jugar semifinales, estaba jugando con confianza, ya había ganado a Rafa..., entonces es de los jugadores más complicados que te podías encontrar. Pero Rafa gestiona estas cosas a nivel mental y durante toda la semana jugó a un nivel estratosférico. Si hubiésemos tenido que jugar el doble hubiese sido el peor escenario de todos los que hubiésemos vivido porque tampoco sabía como se encontraba Marcel - si estaba físicamente bien para jugar - y luego Rafa cuando acabó el partido estaba agotado física y mentalmente. Sabía que o Rafa jugaba todo el rato perfecto o Shapovalov estaba ahí. No podías dar ni un punto. 

Como capitán, ¿cómo recuerdas en resumen tu experiencia y aportación a ese título?

Normalmente la Davis Cup siempre es complicada, y el capitán es importante. Pero no sé: yo esta Davis a nivel de entrenador, capitán, me siento muy partícipe porque tuve que tomar decisiones muy difíciles, muy importantes, en momentos complicados, y creo que ayudaron mucho. A veces cuando estás de capitán tienes a jugadores espectaculares y los pones, de 1 y 2; ganan, los ayudas un poco... pero que no te sientes tan importante. Me siento muy partícipe de las cosas que pasaron allí esos días.

© Davis Cup Finals

¡No dejes escapar la ocasión! Descubre más sobre Sergi Brugura e y el equipo español en el documental Break Point: A Davis Cup Story. Accede a él desde aquí

#DavisCupFinals