Michael Kohlmann es el capitán alemán de Davis Cup desde 2015. Como jugador, ayudó a que su país alcanzase las semifinales de 2007 y lidera ahora a una Alemania que en las próximas Davis Cup by Rakuten Finals se enfrentará a Austria y Serbia en el temible Grupo F. Deberá elegir para ello a los mejores tenistas disponibles, pero …. ¿y si le pedimos que con todos ellos -y algunos del pasado- componga su jugador perfecto? Esta ha sido su respuesta.

Quizás el mejor indicador del talento tenístico que posee Alemania queda reflejado en la reiterada reflexión que nos hace Kohlmann en voz alta cada vez que debe elegir: “Complicada elección…” repite una y otra vez.

Pero acaba por decantarse – más o menos- para montar su tenista alemán perfecto.  “Para el golpe de derecha… me quedaría con la que tenían Boris Becker y Marc-Kevin Goellner, ambos fueron campeones de Davis Cup y los dos disponían de una gran derecha, con mucha potencia”. Goellner, que ganó la Davis Cup con Alemania en 1993, se retiró en 1994; y Becker, con una enorme trayectoria tenística, dos veces ganador de la Davis y exnúmero uno mundial, se retiró en 1999.

Para el golpe de revés, de nuevo Kohlmann echa la vista atrás y elige a otro de los ganadores alemanes de Davis Cup de 1993, Michael Stich, a pesar de que añade un matiz: “Tommy Haas y Philip Kohlschreiber tienen también buenos golpes de revés a una mano; y para el revés a dos manos me quedaría con el de Sascha Zverev”.

© Paul Zimmer

Alexander Zverev

Stich, que ganó Wimbledon en 1991 en individuales y en 1992 el de dobles junto a nada menos que John McEnroe, es quien daría el talento al jugador alemán perfecto. “Era un tenista muy elegante con su juego, y disponía, desde luego, de un gran talento”.

Y en cuanto a mentalidad, no lo duda en absoluto: “Directamente me quedo con la de Boris Becker”.

 Uno de los tenistas de los que dispone en la actualidad le impresiona, entre otros, por su físico. Se trata de Phillipp Kohlschreiber, de 36 años, y esa cualidad suya se la daría a su jugador de ensueño. “Él continua en el equipo, es el más veterano, y continúa siendo alguien a considerar”.

© Paul Zimmer

Phillipp Kohlschreiber

No lo tiene tan claro, en cambio, a la hora de elegir el servicio para su tenista perfecto. “Hay grandes sacadores en nuestro equipo. Zverev es uno de ellos; Boris tenía un gran servicio y lo mismo Jan-Lennard Struff”. Y para el resto, tampoco Kohlman puede quedarse con solo uno. Nicolas Kiefer y Rainer Schuettler compartirían ambos su elección, retirados ya ambos – en 2010 y 2011 respectivamente.

Lo que sí que tiene claro es su elección en cuanto a la volea, y en ese caso se queda con la de uno de los actuales miembros del equipo, la del doblista Andreas Mies. De Kevin Krawiez, con quien ganó Mies Roland Garros el pasado año, elige el smash. “Buena pregunta!” comenta.

Y con todo lo dicho hasta ahora, ¡solo quedaría un aspecto!: el juego de pies. Y Kohlmann sonríe de nuevo. ¡Se le vienen a la cabeza no pocos tenistas! … antes de decantarse por Schuettler, que en 2003 alcanzó el top 5 mundial. Y un matiz: reflexiona y decide añadir al doblista Bjorn Phau a la hora de hablar de movilidad.

© DavisCupFinals

Boris Becker fue parte del equipo técnico alemán en las Davis Cup Finals 2019