Tres años después de disputar su primera final de Davis Cup, Canadá se ha proclamado campeona mundial de tenis en Málaga gracias a las victorias de sus chicos de oro, Denis Shapovalov ante Kokkinakis y Felix Auger-Aliassime frente a Alex De Minaur.

La mejor generación del tenis canadiense, con Felix Auger-Aliassime y Denis Shapovalov, y la experiencia de Vasek Pospisil, llevados de la mano por el capitán, Frank Dancevic, han hecho posible el sueño de levantar el trofeo de campeón 109 años de hacer su debut en la competición.

El número uno canadiense ha llegado a la recta final de la temporada a un nivel de forma físico inusual a estas alturas de año, con su nivel de tenis por las nubes y una confianza absoluta. Sólo así se explican sus cuatro victorias sin ceder un solo set.

Alex de Minaur

En el último partido de la final, frente a Alex De Minaur, el resultado de 6-3 y 6-4 puede resultar algo engañoso ya que el canadiense tuvo que entregarse a fondo y salvar hasta 8 puntos de break. Su servicio y sus ajustados golpes desde el fondo de la pista del Martín Carpena fueron decisivos para no verse en apuros.

“Estos chicos y yo, excepto Vasek que es más mayor, crecimos juntos en Canadá soñando con ganar la Davis Cup. Para mí y creo que para todos es un momento impresionante”, valoró Auger-Aliassime mientras el resto del equipo asentía.

Crecimos juntos en Canadá soñando con ganar la Davis Cup. Es un momento impresionante (Felix Auger-Aliassime)

Con anterioridad, llegó la primera victoria individual de la semana de Denis Shapovalov. No dio ninguna opción a Thanasi Kokkinakis en el partido que abrió la final de la Davis Cup by Rakuten. La primera victoria individual del canadiense, después de dos duras derrotas -ante el alemán Jan-Lennard Struff en cuartos y el italiano Lorenzo Sonego en semifinales- llegó en el momento idóneo.
Shapovalov se imponía por 6-2 y 6-4 en una hora y 29 minutos de juego. Y lo más importante: no sólo dominó el encuentro sino que supo hacer frente a situaciones comprometidas que resolvió con gran solvencia.

“Ha sido todo muy surrealista. Hace dos años fue duro perder y nos quedamos muy vacíos. Es un esfuerzo de equipo, todos poniendo el 120%. Vasek, Felix... habéis jugado impresionante. Y el banquillo ha estado increíble”, señaló ‘Shapo’.

“Desde que éramos júniors veíamos a Vasek, Milos (Raonic) y Daniel (Nestor) jugando la Davis Cup y queríamos ser como ellos y algún día quizá ganar el título”, dijo un más que feliz Shapovalov.

Y es que los dos tenistas canadienses se convierten ahora en los últimos jugadores que han ganado la Davis Cup en sus dos categorías (júnior y absoluto). Una selecta lista compuesta por apenas diez tenistas (ellos dos incluidos). Además, al igual que el título júnior, en 2015, se han coronado en suelo español.

“Nos hemos desarrollado como jugadores, hemos mejorado individualmente. Estamos más preparados para estos momentos, tenemos un gran equipo. Me trae muchos recuerdos de cuando ganamos la Junior Davis Cup”, añadió Felix.

Denis Shapovalov

El veterano del equipo, Vasek Pospisil, advierte que “estos chicos no son niños ya. No puedes ganar este torneo sin un gran equipo, sin egos, yendo todos unidos y teniendo una gran química. No puedes ser egoísta. Todos estos chicos representan eso, son tipos increíbles y es maravilloso compartirlo con ellos”.

Y, aunque ya no sean niños, considerando la juventud de sus dos máximas figuras (Auger-Aliassime, 22 años; y Shapovalov, 23) a los que acompañan Alexis Galarneau (23) y Gabriel Diallo (21), Canadá puede optar a seguir aumentando su palmarés en los próximos años.

#DavisCup
#byRakuten