La Federación Rusa de Tenis (FRT) ha ganado la Copa Davis por tercera vez en su historia después de derrotar a Croacia por 2-0 en la Final de Madrid. Andrey Rublev batió a Borna Gojo 64, 76(5) en el primer partido y después Daniil Medvedev selló el triunfo con una victoria sobre Marin Cilic por 76(7), 62. 

Es la primera vez que la FRT gana la Copa Davis desde 2006 y completa un final año memorable para el tenis ruso en el que han ganado todas las competiciones de tenis por equipos en el último mes, después de que las mujeres ganasen las Billie Jean King Cup Finals de Praga. Sólo otros tres países -Estados Unidos, Australia y la República Checa- han logrado antes este hito, y esta es la primera vez que se consigue desde 2012.

Para Croacia esta fue la tercera final en cinco años y su objetivo era llevarla al dobles decisivo,en el que la mejor pareja de dobles del mundo en la actualidad Nikola Mektic y Mate Pavic saltaría a la pista, pero superar el poderío en singles de la FRT ha sido demasiado para ellos.

Con cuatro jugadores en el 'top 30' del ranking, la Federación Rusa de Tenis era la favorita para el título cuando el torneo empezó hace 10 días, y el equipo ciertamente aprovechó todo su talento, perdiendo sólo un partido en todo el torneo. Medvedev fue particularmente formidable, ganando sus cinco partidos sin conceder ni un solo set.

"Es increíble", dijo Medvedev tras el partido. "Pero estoy más contento por el equipo que por mí. Tuvimos un equipo increíble, una atmósfera fantástica. Estoy muy feliz de ser parte de esto y de haberle dado puntos al equipo los puntos que necesitaba. Nunca es fácil venir aquí al final de la temporada pero han sido algunas de las mejores semanas de mi carrera."

Foto: Davis Cup Finals

Fans croatas

Para Rublev, medallista de oro en dobles mixtos en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 este verano, las competiciones por equipos han sacado lo mejor de él esta temporada, y claramente disfrutó de la camaradería que se respira en la Copa Davis.

“Las competiciones por equipos son siempre especiales. Normalmente no tenemos mucho tiempo para estar juntos. En estas competiciones estamos juntos casi todo el día, almorzamos juntos, desayunamos juntos, pasamos tiempo juntos. Esto es algo especial que echamos de menos porque realmente no tenemos tiempo para ello. Este tipo de eventos nos dan una oportunidad. Es una gran sensación porque después tienes muchos recuerdos. Esto es lo más importante.”

Con el invicto Medvedev alineado para la Federación Rusa de Tenis en los segundos individuales, y los No. 1 del mundo Nikola Mektic y Mate Pavic listos para Croacia en los dobles, el partido inaugural se preveía absolutamente crucial y la intensidad fue alta desde el principio.

En el primer juego, Rublev ganó un reluciente rally de 36 tiros con un passing de revés para establecer un punto de quiebre, para que después Gojo lo salvara y se quitara de problemas. Rublev mantuvo la presión y luego obligó a Gojo a salvar otro punto de quiebre con un ace.

A estas alturas, el patrón del partido se había establecido: Rublev estaba yendo rápido con sus juegos de saque, ganando 12 puntos seguidos con el servicio, mientras que Gojo tenía que trabajar mucho más duro para mantener su turno de saque. Entonces, en el 3-3, un par de golpes errados de Gojo dejaron la oportunidad para Rublev de conseguir el break. Luego, dos errores más del croata, esta vez forzados por la implacable agresión de Rublev y la velocidad de sus tiros, hicieron que el ruso finalmente tuviera el break que merecía.

Nunca es fácil venir aquí al final de la temporada pero han sido algunas de las mejores semanas de mi carrera." (Daniil Medvedev)

Y no pasó mucho tiempo para que ganara el primer set, subrayando su dominio al perder solo dos puntos con el saque.

Habiendo ganado sus tres partidos en el camino a la final por parte de Croacia, Gojo se había acostumbrado esta semana a jugar por encima de su nivel habitual para vencer a oponentes de mayor rango, pero le resultó mucho más difícil sobrevivir al poderío constante de Rublev desde la línea de fondo.

Lo único que mantuvo el partido apretado fue la capacidad de Gojo para competir y sacar bien en la mayoría de los puntos importantes. Esta tendencia continuó al comienzo del segundo set, ya que salvó cinco puntos de quiebre en sus dos primeros juegos de servicio, incluida una remontada de 0-40. Dejó a Rublev con una tasa de conversión del 12% en sus puntos de quiebre.

Con 150 aficionados croatas habiendo volado expresamente para la final, la abrumadora mayoría del apoyo vocal fue para Gojo. Esto, combinado con las dificultades de Rublev para cerrar partidos en sets seguidos esta semana, debe haberle dado fe a Gojo. Si bien continuó sin acercarse al servicio de Rublev, cuanto más se prolongó el set, más tenso y estresante se volvió el ruso, incapaz de dar el golpe definitivo.

Finalmente, el set y el partido terminó con un desempate. Gojo, que había hecho 14 aces hasta este momento, inmediatamente comenzó con el pie izquierdo con una doble falta. Pero se abrió camino de regreso y forzó a Rublev a rendir en su mejor nivel. Una secuencia asombrosa de derechas - primero un passing shot sore de la línea y luego un ganador devastador desde la línea de fondo - estableció el punto de partido. Cuando el revés de Gojo se desvió, se acabó el encuentro entre ambos jugadores.

“Fue un partido muy duro”, dijo Rublev. “Es verdad que tuve mucha presión hoy porque parecía que tenía que ganar. Pero él estaba jugando muy bien durante todo el evento. Ha derrotado a grandes jugadores. Hoy ha estado jugando muy bien. Pero he tenido la suerte de ganar el partido. En el segundo partido mostré mis emociones porque sentía que estaba muy cerca de cerrar el partido. Él estaba sirviendo muy bien y muy duro y yo no podía hacer nada. Pero al final gané el partido y eso es lo más importante.”

Foto: Davis Cup Finals

Andrey Rublev (RTF)

La victoria de Rublev hacía que toda la presión estuviese del lado de Cilic, que salió a la pista sabiendo que tenía que ganar. Y no es una tarea fácil frente al campeón del US Open y número dos del mundo. Sin embargo, el croata arrancó el partido con confianza, haciendo frente con decisión a Medvedev desde el fondo de la pista y consiguiendo hacer daño en las defensas del ruso.

El primer punto de quiebre llegó en el séptimo juego cuando una derecha de Cilic aterrizó fuera, pero el croata logró revertir la situación para mantener su servicio, conectando grandes golpes a pesar de la tensión. Con Cilic jugando bien, Medvedev no se podía permitir ningún despiste, pero de improviso se encontró con 3-4 abajo y 30-40. Un servicio muy valiente que Cilic restó a la red, lo sacó de problemas.

El set se fue al tie break en el que Medvedev arrancó con un minibreak temprano, Cilic reaccionó con un golpe ganador de derecha, y después consiguió ponerse por delante gracias a una derecha de Medvedev que se fue larga. Sirviendo por delante en el marcador con 4-3, fue el turno de Cilic para fallar con su derecha. El croata después prevaleció en un largo intercambio, desafiando la espectacular defensa de Medvedev para ponerse con ventaja 5-4. Dos grandes servicios del ruso lo pusieron con punto de set 6-5 sólo para que un extraordinario smash de Cilic lo salvase.

En estas competiciones estamos juntos casi todo el día, almorzamos juntos, desayunamos juntos, pasamos tiempo juntos. (Andrey Rublev)

Pero en el siguiente punto, el talón de Aquiles de Cilic salió a relucir y el croata mandó una derecha relativamente sencila fuera para darle a su rival la oportunidad de servir para llevarse el set. Medvedev había estado buscando la derecha de Cilic sin grandes resultados durante todo el partido, pero finalmente la estrategia dio sus frutos en el momento más oportuno. Una inexplicable doble falta de Medvedev devolvió la igualdad al marcador una vez más. El ruso lo enmendó para ponerse 8-7 y luego se llevó el set gracias a que Cilic llegó tarde a conectar un revés que se acabó yendo fuera.

En este punto del partido, Cilic no había obtenido ningún fruto de su arduo trabajo en el primer set. Como un equipo de fútbol que ha jugado muy bien pero no ha conseguido marcar. Habiéndose dejado tanta energía en el primer set, el nivel de Cilic pegó un bajón en el segundo y Medvedev lo notó enseguida. Una serie de golpes ganadores lo ayudaron a conseguir un quiebre temprano y a partir de ahí ya no miró atrás, anclando a Cilic a la línea de fondo con golpes profundos, y escogiendo el momento oportuno para rematar el punto. En un abrir y cerrar de ojos, se puso con punto de partido y todo se acabó cuando Cilic estrelló su revés en la red.

La celebración rusa fue contenida, pero la magnitud de su logro habla por sí misma.

#DavisCupFinals #byRakuten