Canadá hizo historia en 2019 alcanzando por primera vez la final de Davis Cup y lo hizo de la mano de uno de uno de los capitanes más jóvenes de la competición: Frank Dancevic. Repasamos con él sus recuerdos de aquellos días que ni él ni el resto de su equipo olvidarán.

Frank Dancevic accedió al cargo de capitán de Davis Cup canadiense en 2018 en sustitución de su antiguo entrenador, Martin Laurendeau... y ya está dejando su huella. Como tenista alcanzó el 65 del ranking mundial y representó a Canadá en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. Desde 2002 fue uno de los habituales defendido los colores de su país, participando en la competición durante más de 15 años con las únicas excepciones de 2008 y 2017. Ello le valio el Premio al Compromiso de la Federación Internacional de Tenis (ITF).

¿A alguien que no entiende de tenis, cómo lo explicarías lo que es y representa la Davis Cup?

La Davis Cup es el mundial de tenis para los países. Juntas a los mejores tenistas de cada país. A los mejores de entre los mejores. Y los colocas ahí para que luchen contra cualquiera de todo el mundo. Como canadienses somos muy patrióticos, nos gustan nuestros deportes y el tenis se ha convertido en algo grande en los últimos diez años, doce… con todos los grandes tenistas que han surgido. La Davis Cup Es el estadio más alto del tenis, jugar por tu país y competir como tenista pero por algo más grande.

Háblanos del equipo canadiense…

Antes nunca se nos consideraba como un país de tenis, y empezamos a serlo con Raonic y Pospisil. Ellos empezaron a cosechar algunos buenos resultados en individual y luego, en los dos últimos años- llegaron los jóvenes como Félix Auger-Aliassime y Denis Shapovalov, llegando al top 20 mundial muy pronto.

© Davis Cup Finals

“Fue una gran experiencia para mí ver aquello - el Nadal vs Shapovalov-  tan de cerca, ver a aquellos dos campeones. Denis también lo es, por lo joven que es y por todas las cosas grandes que ha conseguido”

¿Cuáles eran vuestras expectativas y objetivo en las Finals de 2019? ¿Esperábais llegar a la final?

No es algo que esperase… pero sé que mi equipo es capaz de ganar a cualquiera en el mundo. Creo que tenemos un talento increíble y una fuerza increíble. Cada uno de los tenistas en individual; la pasión que todos tienen jugando los partidos… y  también en el doble. Todo. Tenemos mucha fuerza.

¿Y qué recuerdas del aquel domingo, el día de la final ante España?

Primero de todo hay que tener en cuenta que estos chicos han estado en no pocas situaciones. Quizá no los jóvenes. Denis, Felix… … lo que quiero decir es que ellos están en su primer o segundo año como profesionales, y de hecho, para todos los del equipo era la primera vez en la final. Y había muchas emociones que recorrían nuestras venas…. Y empezó la final, jugando Bautista. Y tenía la sensación de que él tenía muchas emociones encima por todo lo que le había pasado a nivel personal y sentía que iba a jugar de manera increíble. Tenía esa sensación, que Bautista iba a jugar por algo más grande que el tenis. Y sabía que teníamos un partido muy difícil entre manos. Y Felix salió y tuvo sus opciones en el primer set, unos cuantos puntos de break, pero no los convirtió, y fue un tie break muy difícil para él. Bautista estuvo muy consistente aquel día. Jugó un gran partido y hubiese sido muy difícil cualquiera batirlo.

© Davis Cup Finals

“Para nosotros, estar allí - en la ceremonia - era un verdadero honor y nos dejó saborear un poco lo que significa el trofeo. Tenemos ahora su versión pequeña y volveremos para conseguir la grande en alguna ocasión”.

¿Viste opciones de ganar el segundo partido - Shapovalov ante Rafael Nadal - para llegar al tercer encuentro?

Sin duda. Ganar a Rafa en España es una tarea muy difícil. Doce mil personas animándole además de lo campeón que es él. Sabíamos que teníamos una opción de ganar el partido y debíamos ir a por ella, teníamos que jugar al 110% y Denis era consciente de ello. Y estuvimos muy cerca en el segundo set. Pero Rafa elevó en ese momento un poco más su nivel y jugó espectacular. Fue una gran experiencia para mí ver aquello tan de cerca, ver a aquellos dos campeones. Denis también lo es, por lo joven que es y por todas las cosas grandes que ha conseguido. Fue duro para nosotros perder aquel último partido pero al final ellos lo merecieron. Rafa jugó increíble y demostró que es un auténtico campeón al ser capaz de salir adelante en los grandes momentos y jugar de la manera en que lo hizo. 

¿Cómo resumirías los sentimientos de haber concluido como finalista? Es un enorme resultado pero al tiempo, es perder una final…

Perder nunca es fácil. Veníamos de jugar los Qualifiers a principios de año. Félix acabó entonces ganando en el quinto de los partidos para meternos en las Finals. Así que se juntaban muchas emociones - si debíamos sentirnos devastados o si debíamos sentirnos realmente orgullosos y felices por haber llegado tan lejos. Y siendo honestos, creo que hicimos algo increíble en las Finals, con un equipo muy joven, a pesar de que Milos (Raonic) no estaba. Una lesión lo dejó fuera del equipo e hicimos cosas increíbles. Muchas cosas a lo largo de la semana podrían haber ido de forma distinta. Mira Rusia: solo unos puntos separan las cosas. Así que para nosotros, estar allí - en la ceremonia - era un verdadero honor y nos dejó saborear un poco lo que significa el trofeo. Tenemos ahora su versión pequeña y volveremos para conseguir la grande en alguna ocasión.

¡No dejes escapar la ocasión! Descubre más sobre Frank Dancevic y el equipo canadiense en el documental Break Point: A Davis Cup Story. Accede a él desde aquí

#DavisCupFinals