Elias y Mikael Ymer ganaron sus partidos sin ceder ni un solo set para completar una victoria impresionante frente a los finalistas de 2019 Canadá

En un día para recordar para la familia Ymer. Los hermanos Elias y Mikael ganaron sus dos partidos de singles para darle el triunfo a Suecia sobre Canadá. El día terminó de manera todavía más redonda para Suecia que vio como su pareja de dobles formada por Robert Lindstedt y Andre Gorasson derrotaba a la canadiense formada por Pospisil y Brayden Schnur por 7-6 6-4.

Elias derrotó a Steven Diez en el primer partido 6-4 6-2 mientras que Mikael hizo lo propio con Vasek Pospisil por 6-4 6-4.

Canadá, finalistas en 2019, han visto su potencial mermado por las bajas de Felix Auger-Aliassime y Denis Shapovalov. El capitán, Frank Dancevic, dejó muy claro desde el principio que su confianza estaba depositada sobre Pospisil, que hace dos años consiguió vencer en sus tres partidos de la fase de grupos.

En el segundo partido, Mikael Ymer saltó a la pista con la intención clara de conseguir un quiebre rápido. Y a punto estuvo de llevárselo en el primer juego del partido, que duró más de 10 minutos.

El sueco, mucho más incisivo que su rival desde los primeros momentos, lo consiguió en su segundo intento aprovechándose de un inicio muy impreciso del canadiense Pospisil.

Ymer desarboló cualquier intento de reacción de su rival e hizo buena la ventaja inicial para llevarse el primer set por 6-4.

Pospisil subió su nivel de manera considerable en el segundo set, con buenas subidas a la red y voleas solventes. A continuación se sucedieron una sucesión de juegos muy parejos con oportunidades para ambos jugadores, antes de que Ymer, finalmente, consiguiese el break definitivo en el séptimo juego. Desde ese momento, el sueco puso la directa para conseguir el décimo triunfo en doce partidos.

Foto: Davis Cup Finals

Mikael Ymer (SWE)

Mikael saltó a la pista después de ver ganar a su hermano en un partido de Copa Davis por primera vez desde 2018.

"Pensaba en eso [mis números en Copa Davis] justo después del partido," dijo Elias justo después de su victoria. "Les dije en el vestuario, 'Chicos, tengo que ganar'. Estaba un poco nervioso antes del partido, también, porque he tenido derrotas muy duras en la Copa Davis."

De hecho, el partido de Elias arrancó con dominio del canadiense Diez gracias a su mayor agresividad y a la imprecisión de Ymer. En el banco sueco, el capitán Robin Soderling, observaba preocupado los esfuerzos de su jugador sin dejar de animar tras cada punto y de aconsejar en cada pausa.

Sus palabras parecieron tener efecto porque el juego de Ymer cambió de manera muy marcada tras una de las pausas. Con 4-1 en contra, el número dos sueco empezó a jugar con mucha más confianza y consiguió encadenar cinco juegos seguidos para darle la vuelta al marcador y llevarse la primera manga por 6-4.

El segundo set arrancó con un nuevo quiebre del sueco que se hacía con su sexto juego consecutivo. El dominio de Ymer era incontestable y pronto se hizo con una ventaja de 4-1. En ese momento, con servicio de Ymer, llegó la gran oportunidad de Diez de volver a meterse en el partido. El canadiense subió una marcha y logró un punto de quiebre que significaba devolver la igualdad al segundo parcial. Pero el punto vino y se fue. Ya no habría más oportunidades para Diez.

“Hoy mi derecha fue demoledora”, dijo tras el partido. “Conectaba gandores desde cualquier sitio. Cuando mi derecha funciona, soy difícil de parar.”

Algunos de los winners de Ymer recordaban a los de su capitán, Soderling, y es que el joven jugador tiene una conexión fuerte con el dos veces finalista de Roland Garros.

"He trabajado con Robin antes en 2018. Siento que cuando hablo con él, me entiende muy bien. Tenemos un poco el mismo estilo de juego. Cuando siento algo, siempre está ahí apoyándome. Tengo una gran confianza en él."

Los suecos se ponen así como líderes del Grupo B y afrontarán su serie del sábado contra Kazajistán con la posibilidad de conseguir el pase directo a cuartos de final.

#DavisCupFinals #byRakuten