Una montaña rusa de emociones ha sido la jornada del viernes en La Fonteta de València: España al frente, después abajo, luego al borde de la victoria, pero finalmente los canadienses se llevan la eliminatoria por 2-1 gracias a las actuaciones de sus dos estrellas en individuales y en dobles.

Primero, fue Roberto Bautista quien debió luchar para dar la vuelta al partido ante Vasek Pospisil; luego, Carlos Alcaraz estrenó su número uno con una derrota ante un inspirado Felix Auger-Aliassime. Y la jornada concluyó con una sorpresiva victoria sobre la medianoche del tándem Aliassime/Pospisil en el dobles por 4-6, 6-4 y 7-5 ante Marcel Granollers y Pedro Martínez, quienes tuvieron la posibilidad de servir para el partido, pero no pudieron cerrarlo.

Con el triunfo, cerca de la 1 de la madrugada, Canadá lidera temporalmente el Grupo B, y este sábado jugará ante Serbia su tercer y último partido de la semana. España cerrará ante República de Corea, que aún conserva sus opciones.

Un final inesperado en el dobles

Tras un primer set sólido de la pareja local -con un Granollers muy eficaz en la red-, Auger-Aliassime salió al rescate de Canadá y envió el duelo al tercer y definitivo set. España creció al calor de los miles de espectadores que se quedaron hasta tarde apoyando a la pareja local, pusieron presión sobre el saque de Aliassime -que había funcionado a la perfección ante Alcaraz-, consiguieron el break en el sexto juego y apuraron la marcha. Pero, en un abrir y cerrar de ojos, pasaron de servir 5-4 para el partido, la eliminatoria y la clasificación a la Final 8 de Málaga, a perder el saque en el momento menos oportuno.

Sirviendo Martínez, Felix apareció, bien secundado por Pospisil. En el juego final, al propio Martínez se le escaparon dos voleas para ceder el partido tras 2h05m.

"Es una locura, jugamos a un nivel increíble, siempre creímos en nuestros golpes y lo hicimos", dijo un exhausto Auger-Aliassime tras la doble victoria en La Fonteta.

"Los chicos son unos guerreros, dieron todo hasta el final y cerraron el partido y la jornada de una manera increíble", comentó a su lado el capitán, Frank Dancevic.

Por su parte, Marcel Granollers contó en la conferencia de prensa: "Es increíble cómo estábamos al frente y se dio vuelta. Es tenis... En el 5-4 [los canadienses] han ido todo o nada y han conectado restos muy rápidos y han estado acertados".

El show de Carlitos... opacado por Auger-Aliassime

Las cerca de 8.000 personas que colmaron La Fonteta de València recibieron con todo el calor posible al nuevo número uno del mundo, de estreno como líder del ranking y jugando apenas su segundo partido en Davis Cup. Desde el peloteo previo hasta la última bola: toda la atención fuer para el flamante campeón del US Open, pero no esperaban semejante actuación de Auger-Aliassime, que finalmente fue la estrella en el segundo individual.

Pese al aliento, estuvo falto de sintonía Carlitos en el inicio, cometiendo algunos errores no forzados inusuales ante un Auger-Aliassime implacable. Aún así, no pudieron siquiera conseguir un break point hasta llegar al tie break. En el desenlace, el ánimo del público fue creciendo y con apenas dos errores, uno detrás del otro, al servir 3-4, el canadiense cedió el primer set.

El segundo parcial tuvo una tónica similar, con el canadiense asumiendo más riesgos, pero Alcaraz en control hasta el noveno game, cuando sirvió 4-4; dos errores no forzados le costaron el juego al de Murcia y, luego, el set.

Felix salió decidido en el tercero, puso presión sobre el servicio del joven español, que con una derecha larga cedió su servicio temprano y comenzó a decaer en energía. Incluso, Alcaraz tuvo cuatro oportunidades de romper el servicio del canadiense (siete en total, sin concretar ninguna), pero éste mantuvo los nervios en un cuarto juego que se alargó por más de 10 minutos.

No conforme, el número 13 fue inmediatamente a por todas: se ganó la oportunidad de un break point atacando la red y concretó la segunda rotura del set para servir 4-1 tras el descanso. Finalmente, selló el partido al servir 5-2, tras 2 horas y 50 minutos.

"Es una gran victoria para mí y para el equipo. Para mí, obviamente, porque Carlos es el nuevo número uno. Él hizo un gran esfuerzo viniendo aquí después del US Open, le doy crédito por ello", comentó a pie de pista Auger-Aliassime tras la trabajada victoria. "Creo que demostré que jugué un poco mejor en el tercero y lo di todo."

Carlos Alcaraz (ESP)

"No estaba al 100% pero lo di todo"

Por su parte, Alcaraz comentó sus sensaciones en una nutrida conferencia de prensa en La Fonteta: "No llegué en las mejores condiciones, solamente tuve dos días para adaptar mi juego a la pista, pero quería estar aquí representando a España y compartir este momento como número uno, con amigos y familia y con el equipo".

Sobre el nivel de su rival, dijo: "Ante una bestia como Felix delante es difícil, es uno de los mejores del mundo, creo que he jugado un gran partido contra un top 10, lo di todo y lo he tenido ahí durante dos horas y se me ha escapado por bolas".

"Es obvio que no estoy al 100%, estuve al límite todo el rato, pero intentaré recuperar lo máximo posible", completó el español, con un récord de 1-1 en Davis Cup.

Bautista volvió a ganar

En primer turno, Roberto Bautista apeló a su temple para revertir un muy difícil inicio ante Vasek Pospisil y finalmente imponerse 3-6, 6-3 y 6-3.

Bautista no tuvo un buen comienzo, falto de timming y sin soltura, sufrió los embates de un Pospisil preciso y ofensivo (10 winners). que se llevó el primer set en 35 minutos.

En el segundo, Bautista sabía que debía cambiar la fórmula. Apostó por arriesgar un poco más en sus devoluciones, y enseguida le dio dividendos: rompió el potente saque de Pospisil temprano en el partido para animar a la afición española que llenó la Fronteta. "Ole, Roberto" y "¡España!" acompañaron al tenista local que logró para nivelar el partido en un set por lado.

En el tercero, la merma física en ambos jugadores se sintió en el tramo final del partido en el que Bautista mantuvo la calma y el piloto automático para llevarse la victoria.