Andy Murray cosechó su victoria número 41 en un partido de la Davis Cup by Rakuten para Gran Bretaña, y la primera desde 2019, con un triunfo por 6-4 y 6-3 sobre el kazajo Dmitry Popko en un abarrotado Emirates Arena.

El ex número 1 del mundo se recuperó de un comienzo lento para conseguir la victoria contra el 227 del ranking, que jugaba su séptimo partido de Davis Cup, abriendo así la Fase de Grupos en Glasgow.

El escocés admitió que la idea de que ésta podría ser su última participación en la Davis Cup en su ciudad natal se le pasó por la cabeza al final del partido, por lo que tuvo un final emotivo cuando se acercó a la victoria.

"Me ha encantado jugar la Davis Cup, es diferente a todo lo que experimentamos en el circuito", dijo Murray en la pista tras cerrar el que fue su partido número 51 en la competición.

"No ha sido el resultado que yo o el equipo queríamos esta semana, hemos estado muy cerca en todos los partidos y podría haber pasado cualquier cosa. Hoy no ha sido fácil para nosotros como equipo, ya que teníamos grandes expectativas, pero es increíble volver a jugar ante este público".

"He pasado una semana estupenda y he disfrutado mucho. Ojalá tengamos otra oportunidad de jugar aquí en el futuro, y ojalá siga en condiciones de ser seleccionado, pero no está siendo nada fácil".

Ojalá tengamos otra oportunidad de jugar aquí, y ojalá siga estando en condiciones de ser seleccionado, pero no está siendo nada fácil

Jugando por el tercer puesto del Grupo D, con Países Bajos y Estados Unidos ya clasificados para la Final 8 de Málaga, ambos equipos hicieron cambios en los individuales con respecto a sus dos eliminatorias anteriores: Murray sustituyó a Dan Evans en el primer partido de Gran Bretaña, mientras que Popko entró por Mikhail Kukushkin.

Alexander Bublik consiguió una impresionante victoria por 6-4 y 6-3 sobre el número 8 del mundo, Cameron Norrie, para igualar la eliminatoria de cara a los dobles, donde el número 1 kazajo formó pareja con Aleksandr Nedovyesov cayendo por 7-6(2), 6-7(9) y 7-6(4) frente a Joe Salisbury y Neal Skupski, los números 1 y 3 del mundo en la modalidad de dobles, en una intensa contienda para cerrar la eliminatoria.

Dmitry Popko (KAZ)

Dmitry Popko

Popko ha llegado a ser el número 162 del mundo, pero no hace falta decir que está muy lejos de la mejor posición de Murray. Sin embargo, el jugador de 25 años salió a jugar desde el principio, consiguiendo un primer break con Murray, que tardó en salir del bloqueo.

El tres veces campeón del Grand Slam, que llevó a su Gran Bretaña al título en 2015, pronto se puso a tono con la tarea, aumentando la agresividad. Con 3-3 en el marcador, cambió el rumbo de la contienda. Murray aprovechó el impulso, y una temprana ruptura al comienzo del segundo set prácticamente resolvió el encuentro, antes de que el británico nacido en Glasgow cerrara los dos últimos juegos.

Tal vez sea la última vez que juegue aquí, o que juegue con Gran Bretaña ante un público así. Estoy contento de haber salido a jugar hoy. Lo han hecho especial

"Estoy contento de haber podido salir y jugar delante de ellos", dijo Murray. "Tal vez sea la última vez que juegue aquí, o que juegue con Gran Bretaña ante un público así. Estoy contento de haber salido a jugar hoy. Lo han hecho especial".

"Si es la última vez, ha sido increíble lo que han hecho por nuestro equipo. He hablado con mi madre de ello en el pasado. Ella nunca habría imaginado que íbamos a jugar las eliminatorias de Davis Cup delante de 7.500 u 8.000 personas, sea cual sea la capacidad aquí", reconoció.

"El público en muchos de nuestros partidos ha marcado una gran diferencia. Han sido algunos de los mejores recuerdos que he tenido en una pista de tenis. Me entristece que no tengamos la oportunidad de volver a jugar aquí, pero también es posible que volvamos en febrero. Tendremos que esperar y ver", concluyó Andy.