Han pasado tres años, y tres niños, desde su última aparición en la Copa Davis, pero John Isner está de regreso al lado de Mardy Fish, liderando el equipo como el nº 1 de Estados Unidos en las Finales de la Copa Davis by Rakuten.

La vida ciertamente ha cambiado para el nº 24 del mundo. Ahora, se prepara para enfrentar a los anfitriones del Grupo E, Italia y Colombia, en el Pala Alpitour en Turín. "A decir verdad, no sabía si alguna vez volvería al equipo de Copa Davis, simplemente estoy en una etapa diferente en mi carrera", dijo el jugador de 36 años. "Las cosas funcionaron de una manera este año en la que realmente quería jugar, así que estoy contento de estar de regreso".

Isner regresa a un equipo diferente, solo Jack Sock jugaba la Copa Davis cuando hizo su última aparición contra Bélgica en 2018. También, hay un capitán diferente, Fish, y un formato distinto para las Finales, pero el ambiente del equipo sigue siendo el mismo. "Estamos súper relajados. No nos tomamos las cosas demasiado en serio ", admite Isner.

“Por supuesto, hacemos el trabajo en la práctica, pero tratamos de que sea ligero. Lo más importante es que todos somos buenos amigos y es divertido animar a los compañeros de equipo en lugar de tener que jugar contra ellos. Todos los que juegan aquí son buenos competidores, tienes que ser un buen competidor para jugar a este nivel. Pero cuando juegas por algo que es mucho más importante que tú, tu país, normalmente sacas lo mejor de ti."

"Cuando juegas por algo que es mucho más importante que tú, tu país, normalmente sacas lo mejor de ti"

Reincorporarse al equipo no está exento de sacrificios. La familia Isner dio la bienvenida a su tercer hijo, James 'Mack' McKinley Isner, hace solo seis semanas. Isner padre se pierde el Día de Acción de Gracias en su tierra natal por primera vez en su vida. “Es mi fiesta favorita: comes y miras fútbol americano y estás agradecido por muchas cosas.

De vuelta a casa en Estados Unidos, tenemos muchas cosas por las que estar agradecidos. Definitivamente es diferente este año, pero estamos aquí jugando en este prestigioso evento y es muy divertido." La paternidad ha recalibrado las prioridades del ex nº 8 del mundo, pero el 2021 ha demostrado que a veces menos puede ser más.

"No hay duda de que el tenis es un tema secundario en mi vida en este momento. Definitivamente, tienes que organizar tu tiempo. Pero a mi edad, no necesito estar en la cancha tres horas al día"

"Jugué bien, simplemente no jugué mucho", dice sobre su temporada, que contó con su primera victoria en un título individual en dos años, en Atlanta, donde ahora es seis veces campeón. Además, consiguió una victoria en dobles en Los Cabos con el mexicano Hans Hach Verdugo.

“Mi balance de victorias y derrotas fue bastante bueno, simplemente no jugué mucho por varias razones, lo más importante por cuestiones familiares, tener otro hijo. No hay duda de que el tenis es algo secundario en mi vida en este momento, así que veremos cómo me va a medida que mi carrera termina.

Definitivamente, tienes que organizar tu tiempo, no tengo tanto tiempo para dedicarlo a mi oficio. Pero a mi edad, no necesito estar en la cancha tres horas al día", explica. "Cuando estoy en casa, adapto mi horario a los niños. Los dejo a las 8:30 y luego boom - de 9: 00-11: 00 - ese es mi momento para practicar y luego puedo recogerlos. Trato de hacer que mi trabajo se ajuste a su horario."

Isner, que tiene una carrera en la Copa Davis que se remonta a 2010, cree que el formato de las Finales podría ayudar a Estados Unidos a superar las probabilidades contra un equipo italiano que considera favorito en el Grupo E.

"Incluso sin Berrettini, tienen un muy buen equipo", dijo. “Pero este formato puede ser impredecible. Vamos a tener nuestras oportunidades cuando salgamos a la cancha contra ellos y Colombia, pero al mismo tiempo sabemos que va a ser muy difícil."

#DavisCupFinals #byRakuten

Foto principal: Susan Mullane/ITF