Hubo momentos, muchos momentos de hecho, en los que Jason Kubler creyó que la oportunidad de vestirse de verde y oro y representar a su país como tenista profesional había pasado de largo. En pocas palabras, sentía que era un sueño que otros jugadores, y no él, cumplían.

Todo cambió cuando, tras un año sobresaliente, recibió la llamada para unirse a la selección australiana de Lleyton Hewitt para su campaña de la fase de grupos de la Davis Cup by Rakuten en Hamburgo. La historia, sin embargo, no ha hecho más que empezar.  

Cuando Hewitt anunció su alineación para el enfrentamiento inicial con Bélgica, Kubler fue el primero en salir, uniéndose a la larga y distinguida lista de jugadores que han representado a Australia en la Davis Cup, tras ser seleccionado para enfrentarse a Zizou Bergs.

El jugador de 29 años cumplió con su cometido y ganó su primer partido con los colores del equipo nacional. Aunque el jueves sucumbió ante el francés Richard Gasquet, la experiencia de Kubler en Alemania ha sido extraordinaria.

Jason Kubler (GBR) y Richard Gasquet (FRA)

Jason Kubler y Richard Gasquet

Hubiera venido para ser compañero de entrenamientos, pero ahora siempre tendré el recuerdo especial de haber jugado aquí

"Ha sido más de lo que podía imaginar", dijo el ex número 1 del mundo júnior a daviscupfinals.com. "Al venir aquí, no sabía muy bien lo que iba a pasar porque nunca había hecho esto antes", admitió.

"Pero al jugar los dos partidos, la emoción que siento ahí fuera es diferente a la de cualquier partido que haya jugado antes. Es una locura teniendo en cuenta algunos de los grandes partidos que he jugado este año, pero nada es comparable. Esto es muy diferente a lo que estoy acostumbrado", reconoció.

"Escuchar el himno nacional, para empezar. Ha sido la primera vez que he estado en una situación de equipo así, y no puedo expresar con palabras lo que significa. Creo que puede ser una de esas cosas que pueden tardar unas semanas en asimilarse", prosigue.

"Sinceramente, no pensé que llegaría a vivir cosas así. Me siento muy afortunado de haber sido seleccionado en este equipo. Habría venido para ser compañero de entrenamientos, pero ahora siempre tendré el recuerdo especial de haber jugado aquí".

Jason Kubler (AUS)

El camino de Kubler, nacido en Brisbane, hasta este punto de su carrera no ha sido sencillo, de hecho ha estado plagado de obstáculos que superar tras una serie de lesiones y seis operaciones de rodilla.

Durante un tiempo, se vio obligado a jugar únicamente en tierra batida para evitar nuevas lesiones, mientras que su clasificación mundial cayó en picado llegando a figurar más allá del número 1.000 en el ranking mundial, lo que supuso consecuencias económicas.

"Ha habido momentos difíciles, sin duda", dijo Kubler. "La gente que ha luchado contra las lesiones sabe que es un proceso largo volver a la pista y que cuando vuelves tardas uno o dos meses en sentirte bien", explica.

"La forma en que lo veo es que cada uno está en un viaje diferente, y este es simplemente el camino que tenía que recorrer. No ha sido fácil, pero, al mismo tiempo, hay otros jugadores que han pasado por cosas más duras, así que estoy agradecido de seguir teniendo estas oportunidades", añadió.

"Pero al cien por cien, hubo momentos en los que pensé en dejar el fútbol. Cuando no eres un habitual del ATP Tour, la situación financiera es mucho más dura y definitivamente hubo momentos en los que pensé en dejarlo", confesó. "Aunque esos pensamientos estaban ahí, también he tenido suerte con ciertos resultados o una serie de resultados que me han dado una razón para seguir adelante".

Jason Kubler (AUS)

La forma en que lo veo es que cada uno está en un viaje diferente y éste es el camino que tuve que recorrer

Esa capacidad de conjurar una secuencia positiva de resultados ha sido ciertamente exhibida este año, con Kubler disfrutando de una campaña altamente productiva que lo ha visto ganar 47 de los 64 partidos individuales que ha disputado.

Dentro de eso, Kubler navegó con éxito en la clasificación de Roland Garros y Wimbledon, donde alcanzó los octavos de final, y regresó al top 100 por primera vez desde 2018. También llegó a la final de dobles mixtos del Open de Australia.

"Este año ha sido una locura", añadió Kubler, que formó parte del equipo de Australia que subió a lo más alto del podio en la Davis Cup júnior de 2009. "Tengo 29 años, así que se podría pensar que ya he hecho algo, pero estoy viviendo experiencias que nunca pensé que viviría. Empezando por el Open de Australia, nunca pensé que alguien como yo iba a ser capaz de hacer eso, luego seguir con Roland Garros, Wimbledon y ahora esto, ha sido un año de locos", analiza.

"Tengo la sensación de que este es el primer año en el que realmente he estado en el circuito y he dejado mi huella. Estoy muy contento con el año, ahora espero poder seguir adelante, seguir construyendo y mantenerme sin lesiones", cerró el aussie.

Kubler y Australia vuelven a la acción este domingo, cuando se enfrenten a Alemania en una eliminatoria que determinará el ganador del Grupo C. Ambas naciones ya han confirmado su presencia en la Final 8 de la Davis Cup by Rakuten, que se disputará en Málaga del 22 al 27 de noviembre.