El inicio del nuevo milenio supuso una racha de éxitos para el tenis español, que consiguió su primer título de Davis Cup: disputó un total de cinco finales... y ganó cuatro de ellas

Hasta el año 2000, España atravesaba un desierto en la Davis Cup, sin conseguir llegar a una final desde hacía más de 30 años. Pero ese año, en el Palau Sant Jordi de Barcelona, los españoles se enfrentaron a Australia, el segundo equipo más laureado de la historia de la Davis Cup y que aspiraba a su 28º título. 

Ante un numeroso y ruidoso público, dos futuros capitanes del equipo abrieron el camino, ya que Albert Costa se enfrentó a un joven Lleyton Hewitt,. El talentoso australiano luchó por la victoria en lo que desde entonces se ha descrito como una de sus mejores actuaciones en la Davis Cup.

Lleyton Hewitt (AUS) celebra la victoria sobre Albert Costa (ESP) en la Final de 2000

ITF/Paul Zimmer

Lleyton Hewitt (AUS) celebra la victoria sobre Albert Costa (ESP) en la Final de la Davis Cup de 2000

La retirada del compatriota de Hewitt, Pat Rafter, en el siguiente partido individual, la victoria española en el dobles y la de otro joven talento, Juan Carlos Ferrero, frente a Lleyton, dieron a España su primer título de Davis Cup desde su debut en la competición en 1921.  

Esta eliminatoria era una repetición de la última aparición de España en una final de la Davis Cup, en 1967. Aquella vez el enfrentamiento tuvo lugar en Brisbane y el público pudo disfrutar de un encuentro entre leyendas del tenis, ya que los españoles Manuel Santana y Manuel Orantes se enfrentaron a John Newcombe, Roy Emerson y Tony Roche. En aquella ocasión ganó Australia, pero la victoria en el año 2000 inauguró una década extraordinaria para el tenis español.

Tomas Berdych (CZE) Rafael Nadal (ESP)

ITF/Paul Zimmer

Tomas Berdych (CZE) y Rafael Nadal (ESP) en 2009

España no volvió a disputar el título hasta 2003, cuando Australia se vengó al imponerse por 3-1 en Melbourne. Pero los españoles levantaron el trofeo al año siguiente con su triunfo sobre Estados Unidos, que incluyó la victoria de un joven Rafael Nadal frente al campeón del US Open, Andy Roddick. 

España volvió de nuevo a la final en 2008 con un triunfo sobre Argentina -su primer título lejos de casa-, así como al año siguiente, cuando el equipo derrotó a la República Checa, cerrando la década como la empezó, en el Palau Sant Jordi de Barcelona.

Niki Pilic (CRO), Ivan Ljubicic (CRO), Goran Ivanisevic (CRO), Ivo Karlovic (CRO), Mario Ancic (CRO)

ITF/Paul Zimmer

Niki Pilic (CRO), Ivan Ljubicic (CRO), Goran Ivanisevic (CRO), Ivo Karlovic (CRO) y Mario Ancic (CRO) en 2005

Pero otros equipos también dejaron su huella en la competición durante esta década. En 2001, Francia se encargó de que Australia se quedara sin título por segundo año consecutivo, antes de que el equipo de Guy Forget perdiera en casa, en París, en 2002, contra Rusia. Francia completó la década en 2010 con otra aparición en la final, esta vez perdiendo ante Serbia en Belgrado.

Aquella victoria de Rusia en 2002 marcó el inicio de una gran etapa para los hombres de Shamil Tarpischev, que vencieron a Argentina en Moscú en 2006 antes de llegar a su segunda final consecutiva al año siguiente, perdiendo ante Estados Unidos en Portland.

Y también hubo una primera victoria para Croacia, cuyo triunfo sobre Eslovaquia en 2005 la convirtió en la primera nación no cabeza de serie que levantó el trofeo de la Davis Cup.

#DavisCup
#byRakuten