Acostumbran a ocupar el espacio que hay tras el capitán, en las primeras filas de público, y suelen llevar la equipación del país al que representan. Pero son, sin duda, mucho más que eso. Hasta 20 personas forman los equipos nacionales de Davis Cup y cada uno desde su ámbito de actuación es pieza clave para el éxito de los tenistas en pista. En Madrid, hace  un año, vivieron con enorme intensidad la competición. Un nuevo formato y reto al que todos llegaban con la prudencia de lo que siempre representa una primera vez.

Sufren, lloran, ríen, saltan, gritan, muestran sus puños con fuerza y sobre todo, lo dan todo para que a los tenistas y al capitán de Davis Cup no les falte de nada ni dentro ni fuera de la pista. Son los miembros de los equipos nacionales que, sumados a los jugadores, son a veces hasta veinte personas unidas en un mismo objetivo.

Sus perfiles fuera de la pista son distintos. Y te preguntarás: ¿Hasta 20? ¡Pues sí! A los cuatro o cinco tenistas designados por cada equipo, se suma en primer lugar el capitán, y tras él, empieza a contar… :)

Cada equipo suele viajar con su propio encordador. Los tenistas quieren a alguien de extrema confianza que prepare bien sus raquetas y se preocupe de ellas al más mínimo detalle. 

Uno o dos fisios acompañan al equipo también. La recuperación es clave en cualquier evento y el desgaste en Davis Cup, con los tenistas jugando y soportando gran presión, es enorme. 

© Davis Cup Finals

Un médico suele ser también parte de la delegación. Conoce a la perfección el historial de los jugadores y sus puntos débiles a nivel físico. Es el primero en evaluar cualquier molestia, y su opinión y actuación es clave para evitar sobresaltos en pista. Otros consejeros de enorme valor son los entrenadores. Muchos equipos incorporan como parte de su staff a los entrenadores personales de los propios tenistas, de manera que puedan compartir con el capitán sus sensaciones en las sesiones de entrenamiento.

Y sigue sumando: todos poseen un delegado de equipo, encargado de que no le falte nada a nivel logístico a la formación. Entre sus funciones, disponer de la máxima información sobre el hotel, el transporte, las pistas de entrenamiento, el vestuario o los recorridos y distintos compromisos y horarios que debe cumplir el equipo. Conseguir, en resumen, ¡que todo esté perfecto! 

© ITF

Y a todo ello ayudan otros miembros como el jefe de prensa, que es el enlace con los medios de comunicación y facilita la celebración de las ruedas de prensa; o perfiles más concretos que algunos equipos incluyen, como jefes de seguridad, community managers, traductores o sparrings.

Todos todos conviven en el vestuario; van y vienen del hotel a la instalación y viceversa prácticamente a la vez y se convierten en una auténtica pieza fundamental para conseguir la cohesión como equipo y maximizar las opciones en pista.

Son los primeros con los que abrazan los tenistas nada más acabar; el apoyo que busca el capitán - la mayoría de veces solo con la mirada- cuando las cosas no van demasiado bien o necesita compartir complicidad; y el grupo que en definitiva, aunque alejado de las cámaras generalmente, es parte de cada una de las grandes gestas que se narran en la Davis Cup.

#DavisCupFinals