Con el número 1 Novak Djokovic al frente de Serbia, el capitán Viktor Troicki tiene la confianza de una estancia exitosa en Innsbruck.

Desde el momento en el que el mejor tenista del planeta, Novak Djokovic, se comprometió con la Copa Davis para este final de temporada, Serbia se convirtió en la candidata más lógica para llevarse el primer puesto del Grupo F.

El 2021 ha sido un año de casi total dominación para Djokovic a pesar de no haber podido alcanzar el hito del Golden Slam -ganar los cuatro Grand Slam y la medalla de oro olímpica en el mismo año- un hito que, por el momento sólo ha logrado Steffi Graf. El serbio se llevó los títulos en el Australian Open, Wimbledon y Roland Garros igualando a 20 con Rafael Nadal y Roger Federer como tenista masculino con mayor número de títulos.

Pero a pesar de las oportunidades perdidas, este 2021 todavía le reserva una gran última oportunidad para la gloria a Djokovic.

Novak Djokovic

Djokovic toma el mando

Djokovic tiene un récord estelar en Copa Davis, competición en la que ha ganado 34 de los 41 partidos que ha disputado desde su debut en 2004. El serbio estará muy motivado para conseguir el que sería segundo título para su país después del cosechado en 2010. Ese año, Djokovic ganó todos sus partidos de individuales en una campaña memorable que, se podría decir, le dotó de la confianza que luego lo llevaría a alcanzar todo su potencial en los años sucesivos.

Sin Thiem en la escuadra austríaca -se espera su regreso a las pista para enero después de una larga lesión de muñeca- la responsabilidad de defender los intereses locales en Innsbruck recaerá sobre los hombros de Dennis Novak que tendrá la difícil papeleta de enfrentarse al número uno mundial en el primer partido del Grupo F. El austríaco nunca ha logrado ir más allá del puesto 85 en el ranking.

En Alemania, el jugador a batir sera el cañonero Jan-Lennard Struff. Como dato, nada alentador para los intereses germanos, cabe decir que Struff nunca ha ganado a Djokovic en los seis partidos que han disputado.

Pero en Serbia hay vida más allá de Djokovic. El capitán Troicki tendrá la posibilidad de escoger entre dos jugadores de garantías para el puesto de segundo singlista: el número 26 mundial Filip Krajinovic y, Dusan Lajovic, que llegó a ocupar el número 23 del ranking. Los dos han logrado alcanzar finales de Masters 1000 en el pasado, Krajinovic en 2017 y Lajovic más recientemente en Montercarlo en 2019.

Laslo Djere y Miomir Kecmanovic completan la escuadra serbia. 

La Serbia campeona de 2010

La amenza alemana

Incluso sin Alexander Zverev en sus filas, los alemanes no pueden ser descartados. Struff ha demostrado en muchas ocasiones ser una amenaza en cualquier superficie. El gigante alemán se desempeña muy bien en pista dura y despliega una confianza creciente en su juego que ya le ha brindado victorias frente a Top 20 como Zverev, Stefanos Tsitsipas, Andrey Rublev, Stan Wawrinka y, recientemente, el número dos mundial Medvedev.

Otro alemán, Dominik Koepfer, ha estado mostrando sobradas señales de estar encontrando su forma también. El zurdo, formado en el tenis universitario estadounidense, le robó un set al mismísimo Djokovic en Roma en el otoño de 2020 y perdió un partido emocionantísimo a tres sets frente a Roger Federer en Roland Garros esta primavera.

Otra buena opción para el capitán Michael Kohlmann será Peter Gojowczyk que este año alcanzó los octavos de final del US Open y también dispone de una pareja de dobles de garantía formada por Kevin Krawietz y Tim Puetz, con cuatro títulos a sus espaldas esta temporada.

Jan-Lennard Struff

Esperanzas locales

Los austríacos lo tendrán difícil para conseguir pasar de la fase de grupos como gandores o como uno de los dos mejores segundos. El capitán Stefan Koubek tiene a Novak y a Jurij Rodionov como opciones más claras para los singles, y a Gerald Melzer y el renombrado Oliver Marach y Philipp Oswald esperando su oportunidad en el dobles.

#DavisCupFinals #byRakuten