El tenista de Sidney Alex de Minaur ha sido identificado como un mini Lleyton Hewitt, quien permanece como el abanderado del tenis australiano en el rol de capitán del equipo nacional.

Hewitt, ex número 1 y bicampeón de Grand Slam durante su estelar carrera, se coronó dos veces en Davis Cup y ganó una legión de seguidores.

Su distinguido récord sigue causando admiración y, a los 41 años, Hewitt sigue inspirando a muchos a lo ancho y largo del planeta, generación tras generación.

En las Finales de la Junior Davis Cup by BNP Paribas en Antalya este mes, por ejemplo. Cada mañana el sonido de la canción Holy Grail de la banda 'Hunters and Collectors' era la sintonía del entrenamiento pre-partido del bando australiano.

Lleyton Hewitt en su partido contra Roger Federer en 2003

Lleyton Hewitt en un partido de Davis Cup en 2003

Una intensa investigación reveló que Charlie Camus y Hayden Jones viajaron como ‘orange boys’ –jugadores júniors a los que se da la oportunidad de entrenar con el equipo–con el equipo de Australia a Hamburgo en septiembre para la Fase de Grupos de las Davis Cup Finals by Rakuten.

Holy Grail fue una de las favoritas de Hewitt durante esas semanas de Davis Cup, algo que ha inculcado al talento emergente australiano que progresa hacia el profesionalismo.

El impacto de Hewitt en el número 24 del mundo De Minaur, como mentor, guía y ahora capitán de Davis Cup, es profundo y bien documentado. El tenista de 23 años tiene dejes en su juego que recuerdan a la carrera de su ídolo.

Alex lleva el entrenamiento a un nivel muy alto, lo que empuja a todos los demás a seguirle (Lleyton Hewitt)

En su ingreso en el Salón Internacional de la Fama (International Tennis Hall of Fame) en julio, Hewitt sugirió que la palabra “competidor” era la que mejor le define como jugador, mientras que también confesó “jugársela en cada torneo”.

Cuando Australia se clasificó para disputar la semifinal contra Croacia después de su victoria contra Países Bajos, Hewitt se refirió a De Minaur en términos similares.

“El entrenamiento, Alex lo lleva a un nivel muy alto, lo que empuja a todos a seguirle”, dijo, “Para mí, ver a un chico joven hacer eso, tomar la iniciativa en la pista, es algo que me hace sentir muy orgulloso. Hace mi trabajo mucho más sencillo”.

Lleyton Hewitt y Alex de Minaur durante el partido de cuartos contra Países Bajos

De Minaur ha ganado nueve de sus últimos 10 partidos en Davis Cup, su última victoria contra el neerlandés Botic van de Zandschulp puso el 2-0 en el marcador y clasificó a Australia para semifinales. Su forma física cuando viste los colores nacionales es excepcional.

“Si pudiera subir mi nivel en el circuito ATP probablemente necesitaría traer al jugador de la Davis Cup más a menudo“, dijo el tenista. “Pero hay algo especial cuando representas a tu país, juegas por Australia y eres parte de este equipo”.

“Siempre ha sido mi sueño y haré lo que pueda para intentar conseguir la victoria para mi país, por mis compañeros y por mi capitán. Requiere orgullo, pasión y mucho corazón”.

De Minaur personaliza todos esos adjetivos que cita y junto con sus compañeros de equipo, Jordan Thompson, Thanasi Kokkinakis, Max Purcell y Matt Ebden, está cada vez más cerca de llevar a Australia a un momento de gloria por primera vez en casi dos décadas.

Hewitt, que tiene más victorias que cualquier jugador australiano, lideró al equipo hacia la victoria en 2003, contra España en Melbourne.

Sin embargo, la dedicación y compromiso de sus jugadores conduce a Hewitt – el único capitán en la Final 8 de Málaga que ha ganado la Davis Cup- a creer que Australia puede conseguir la esperada gloria esta vez.

Un equipo unido

Siempre ha sido mi sueño y haré lo que pueda para intentar conseguir la victoria para mi país, mis compañeros y mi capitán (Alex de Minaur)

“Estoy muy orgulloso de los muchachos”, añadió Hewitt. “Significa mucho para ellos. Llevan el corazón en la camiseta verde y dorada. La razón por la que hago este trabajo es porque amo la competición de la Davis Cup y representar a Australia", señala Hewitt.

“Podríamos estar peloteando en una pista, pero si lo hacemos por nuestro país vistiendo el verde y dorado, voy a inculcarles el orgullo y la pasión de llevar el corazón en la camiseta”.

“Mis chicos trabajan duro, se unen y apoyan. No puedo estar más orgulloso de ellos”.

Con la historia firmemente sobre su hombro, el santo grial, el Holy Grail del que habla la canción, espera por Australia una vez más.

Alex de Minaur

Australia se enfrenta a Croacia en las semifinales de la Davis Cup by Rakuten el viernes 25 de noviembre a las 4pm (CET).

Haz click aquí para adquirir tus entradas

Calendario completo de la Davis Cup by Rakuten Final 8 del 22 al 27 de noviembre

#DavisCupFinals
#byRakuten