Dieciocho aficiones nacionales unidas por primera vez en un mismo recinto. Nunca antes la Davis Cup había vivido de forma tan cercana un ambiente similar al que se vive en los mundiales de otros deportes; y las Davis Cup by Rakuten Finals 2019 lo hicieron posible. Fans de muy distintos orígenes reunidos en un mismo lugar con solo una consigna: ayudar a sus equipos a lograr la victoria. Aquel miércoles 20 de noviembre fue un buen ejemplo de ello.

La zona comercial de las Davis Cup Finals 2019 abría sus puertas para seguir disputando la fase de grupos y en tres estadios, de forma simultánea, se disputaban duelos nacionales. Seis aficiones distintas, por tanto, coincidían en los espacios comunes de la Caja Mágica, a las que sumaban seis más cuando hacia el mediodía empezaban a llegar aquellos que venían a apoyar a sus naciones en la sesión de tarde. Pero no acababa ahí: los seguidores de otros seís países más se acercaban también al recinto a ver a los que días después iban o podrían ser sus rivales, y así, el colorido de nada menos que 18 aficiones unidas, iba componiendo un auténtico mosaico de color.

© Davis Cup Finals

El nuevo formato de competición ofrecía así a los fans una experiencia hasta entonces nunca antes vivida. Al rojo y amarillo que distinguía a la multitudinaria afición española más colorista, se sumaban los incondibles seguidores franceses o italianos, mayoritariamente de azul; o los sonoros argentinos, que con sus camisetas albicelestes demostraron una vez más, su pasión por el deporte. 

Conforme avanzaba la competición, más y más presencia de canadienses irrumpía en los estadios entusiasmados por el firme avance de su país al tiempo que los británicos, respondiendo a la llamada hecha por sus jugadores en redes sociales -con Murray a la cabeza-, también llegaban dispuestos a llevar a su equipo hasta la final. 

© Davis Cup Finals

© Davis Cup Finals

Australianos, kazajos, rusos, holandeses, japoneses, estadounidenses, colombianos, chilenos y los siempre apasionados croatas y serbios, también llegaron hasta Madrid con sus cantos más tradicionales y cargados de banderas.

© Davis Cup Finals

© Davis Cup Finals

© Davis Cup Finals

Los complementos más originales y las ganas de disfrutar del tenis y de darlo todo desde sus asientos, era común en todos ellos. Y cuando dos o más aficiones distintas se cruzaban en los espacios comunes, otro valor surgía con igual fuerza: la deportividad y el respeto que siempre ha distinguido a los seguidores de la Davis Cup. 

#DavisCupFinals

© Davis Cup Finals

© Davis Cup Finals

© Davis Cup Finals