Cuando hace hoy un año Roberto Bautista ganaba a Felix Auger-Aliassime el primer punto de la final de España ante Canadá, su dedo apuntaba al cielo. Su padre había fallecido apenas dos días antes y su fortaleza mental y compromiso trascendía más allá de la propia competición.

Viernes 22 de noviembre de 2019. Cuartos de final de las Davis Cup by Rakuten Madrid Finals 2019. Suenan los himnos, los equipos de España y Argentina se preparan para disputar uno de los cuartos de final, y un hueco marca una ausencia. Al equipo español le falta su número dos, Roberto Bautista. Tuvo que abandonar la concentración del equipo tras la jornada del miércoles debido al empeoramiento de la salud de su padre y ese mismo viernes, el peor desenlace se ha confirmado.

España bate a Argentina, y en sus semifinales ante Gran Bretaña el equipo cuenta ya con Bautista aunque en el banquillo. Acaba de llegar desde Castellón y tras dar entierro a su padre, cuatro horas de coche lo han devuelto, de nuevo, a Caja Mágica para animar a sus compañeros. Un día más tarde, su sueño por ganar la Davis Cup, se hace realidad.

No es el relato de una película - aunque podría serlo - si no la secuencia real de lo vivido por Roberto Bautista en las Finals de 2019 y una historia personal que sin duda, quedará por siempre grabada junto al sexto título del equipo español.

© Davis Cup Finals

Un emocionado Rafa Nadal, buscaba a Roberto para abrazarse con él en cuanto cerró con Shapovalov su encuentro y con ello lograba el título. Las miradas entre ambos y el significado de aquel abrazo ponían así el punto y final a una intensa semana de emociones y contratiempos que habían hecho evidente algo más: las personas que existen tras los tenistas y los sentimientos y adversidades con las que en ocasiones tienen que competir mientras miles de aficionados vibran con ellos en la Davis Cup.

#DavisCupFinals

© Davis Cup Finals